“LO SIENTO……TU PERFIL NO ENCAJA AQUÍ”: Habilidades sociales que se ofertan vs habilidades sociales que se demandan.

De los datos obtenidos de la prueba piloto en curso, parece deducirse que el nivel de determinadas habilidades sociales que demanda la empresa se encuentra significativamente por encima del que presentan los alumnos en las habilidades consideradas.

Al hilo del análisis estadístico de los datos proporcionados, tanto por parte del alumnado, como de sus respectivos tutores, test de competencias y empresa, puede afirmarse, al menos en una primera impresión, que los alumnos de F.P adolecen del nivel mínimo requerido por la empresa en muchas de las habilidades sociales evaluadas. Es de señalar que esta brecha entre el nivel que la empresa demanda y el nivel que el alumno alcanza, se aprecia incluso en aquellas habilidades sociales en las que la empresa exige del alumno/trabajador un mayor nivel de logro. A modo de ejemplo, para el perfil “comercial”, se exige que el candidato alcance un grado mínimo de “organización, comunicación y servicio al cliente” del 90%; para el perfil de “producción” (al que se asimila el puesto de informático en esta ocasión) la empresa requiere un nivel de servicio al cliente del 80% y, para el perfil de “administración” se demanda al candidato un nivel de organización del 90%.

Una vez analizados los datos correspondientes a tales habilidades sociales, evaluadas de forma inicial en los tres perfiles indicados, resulta que ninguno de los alumnos colaboradores y participantes en la prueba piloto alcanza los porcentajes demandados por la empresa, considerados como niveles mínimos. Más bien al contrario, los niveles detectados distan significativamente del referido parámetro.

La consecuencia de tales niveles insuficientes de HHSS no es otra que una probabilidad de inserción laboral del alumnado de Formación Profesional -índice IPIL-  sensiblemente disminuida como consecuencia de estas carencias. En concreto, sólo en uno de los tres casos analizados, la expresión numérica concreta de esta probabilidad, en forma de índice IPIL, se mueve en un rango de entre el 50% y 60%, muy mejorable,por tanto, en el supuesto de que el candidato pueda mejorar, a su vez, sus niveles en las HHSS consideradas. En el resto de casos, el índice IPIL es inferior al 50%.

Sentado lo anterior, es evidente que el propósito de nuestro proyecto cobra especial sentido, en tanto puede contribuir a que nuestros alumnos colaboradores, así como cualquier otro alumno de FP que lo precise, supere  tales carencias o al menos mejore sus habilidades sociales  a través de programa de entrenamiento adecuado, que ha culminar con un incremento significativo de los niveles HHSS inicialmente detectados, con la consiguiente mejora sustancial del IPIL de quien se ha sometido a ese programa de entrenamiento.

 1,863 total views,  2 views today