LA MANO QUE MECE LA CUNA

Nos encontramos en plena fase de evaluación inicial de las competencias sociales de nuestros alumnos. Estos datos serán determinantes para dar comienzo a la siguiente fase: entrenamiento de las habilidades sociales que se estimen deficitarias. Aquí reside el comienzo del cambio hacia el empleo.
En esta segunda fase también contamos con la colaboración de algunas empresas colaboradoras, como son Leroy Merlín y Media Markt, que darán a nuestros alumnos su punto de vista sobre la importancia de acreditar niveles mínimos de cada una de las habilidades sociales trabajadas de cara a su empleabilidad.
¿Seremos capaces de mejorar el “IPIL” (índice de probabilidad de inserción laboral de nuestros alumnos) tras el entrenamiento de su nivel de habilidades sociales?
¿Existen diferentes niveles de mejoría dependiendo del “IPIL” inicial de los alumnos o suelen experimentar todos los mismos niveles?
¿Existe conexión entre los niveles de mejoría con el perfil profesional de los alumnos?
¿Existe alguna habilidad en la que se experimente una mayor mejoría tras el entrenamiento?
Esta son algunas de las cuestiones que volvemos a trabajar para contrastar los resultados originarios que arrojó la prueba piloto del originario Proyecto de Innovación Educativa realizado durante los cursos escolares 2019-2021.

 482 total views,  1 views today