“CAMINANTE NO HAY CAMINO…”. LAS SESIONES DE ENTRENAMIENTO DE HABILIDADES SOCIALES SIGUEN SU CURSO EN ESTE 2021.

El programa de entrenamiento de habilidades sociales diseñado para mejorar la empleabilidad de nuestros alumnos de FP continúa desarrollándose conforme a la planificación inicialmente prevista.

La relación causa-efecto entre las habilidades sociales de los estudiantes de formación profesional y la mejora de su empleabilidad es una cuestión sobre la que parece no existir controversia. En este sentido se pronuncia el artículo del prof.  Dr. Ruíz “las habilidades sociales, una herramienta para la empleabilidad” que se incluyó en este mismo blog en mes de noviembre de 2020. Siguiendo la secuencia planificada de habilidades a entrenar, nuestros alumnos se han sometido ya a la sexta sesión con resultados que se vislumbran, en principio, prometedores.

A lo largo de estas seis sesiones, nuestros estudiantes colaboradores han demostrado una clara predisposición a mejorar sus competencias sociales, sabedores que de ello depende, en buena medida, su éxito a la hora de conseguir su primer empleo como titulados de FP. Quizás la perspectiva eminentemente práctica con la que se están planteando estas sesiones, suscita la curiosidad de nuestros participantes, en cuanto a cuáles sean las principales demandas de los departamentos de recursos humanos de las diferentes empresas en lo que a sus habilidades sociales se refiere. Indudablemente, también la experiencia profesional en el sector privado de algunos miembros de este equipo de investigación docente redunda en una mejora de esa perspectiva práctica del mundo empresarial que se pretende ofrecer a los alumnos, dotando de una mayor “dosis” de realidad y objetividad al proceso. 

El “modelado máster” se está revelando con una herramienta primordial, a la hora de abordar este entrenamiento.

Nos parece especialmente destacable el extra de motivación creciente que parecen experimentar los alumnos conforme se van sucediendo las diferentes sesiones de entrenamiento. Todo apunta, en principio, a una mejora del autoconcepto de los participantes, una mayor seguridad en sí mismos, y un incremento de la iniciativa a la hora de enfrentarse a nuevos escenarios laborales.Con el convencimiento de que algo bueno está por llegar, seguimos rumbo a la meta final: una mejora sustancial del “IPIL” de nuestros alumnos.

 1,308 total views,  1 views today